Monday, October 31, 2005

AY, HALLOWEEEEEEN!!!!

¡MI HALLOWEEN FUE UNA CHIMBAAAAAAA!
Todo empezó con la invitación a una fiesta del canal donde alguna vez supe desempeñarme (por no decir desintegrarme). Trago y comida gratis en full terraza en el centro, CENTRO de Bogotá pintaron bien, no creen? TRAGO GRATIS! Jajajaja!. Les dije a los anfitriones que contaran conmigo.
Luego, la indecisión del brazo al que me aferraría. Yo lo entiendo. No puede decir que sí cuando no sabe qué hacer ni con quién dejar a su versión en miniatura. Me tuvo penando toda la semana... y yo con toda mi indumentaria lista... Y PARA ÉL! Finalmente, el viernes a las CINCO DE LA TARDE se dignó a confirmarme que sí iría... pero no de cura como yo quería. Ya no habían disfraces. Iría de pirata.
Visita obligada a la peluquería (STAFF, por supuesto. La recomiendo: Cra 13 con 40). Debería ir más a menudo. El pelo liso definitivamente me queda bien. Pero qué rentica! Mi felicidad al ver a la del espejo se desvaneció como blower bajo el agua al darme cuenta de que el celular no estaba en el bolsillo izquierdo del pantalón. "HP; OTRA VEZ NOOOOOO!". Pero sí. Es el tercer celular que pierdo este año.
Llamo al susodicho a contarle y a decirle que me llame a la casa, cuando me sale con el cuento de que una amiga suya nos iba a acompañar.
C: Qué chimba... ENTONCES VAMOS LOS TRES! Qué rico!.
F: Te choca?.
C: NOOOO... me parece del putas que salgamos con una x después de 4 meses de no ir a ningún lado!... Vos es que no pensás? Escucháme el tono!
F: MMMM... hablamos pues.
Se me rebozó la copa. Ahora sí: CAGADA Y CON EL AGUA LEJOS! Pero hubo algo diferente en mi estado de piedra: No estaba mal. Fue una discusión cula y ya. Eso me encanta de mi relación con (como yo le digo) mi Cosa. No peleamos. Nos disgustamos por culadas, pero no nos estresamos.
Llegué a la casa. Dos horas poniéndome lo más buenona posible. Eso incluyó: maquillaje excesivo en ojos y labios, chaleco con taches y profundo escote, minifalda que a duras penas cubría el inicio de las medias de malla que terminaban en botas hasta la rodilla. Todo negro.
La última vez que hablé con Cosa fue a las 7 pm. Ya eran las 10 pasadas y nada. Cuando por fin logré comunicarme con él, descubrí que el timbre del teléfono estaba apagado. ¿Algo más? No. No podía pasarme nada más esa noche. No ESA noche. El man pensó que estaba brava con él y por eso no le contestaba. No ha querido entender que con él no me estreso por chimbadas.
5 minutos después, vi un sombrero la verga llegar en un taxi. Lo sostenía la cabecita de mi Cosa. Estaba relindo. Por su expresión, supe que yo también estaba bien. Claro que él ya llevaba como dos horas en la fiesta. Llegamos a la fiesta y sí: la sensación. Lo curioso (y no sé si bacano o molesto) es que sólo dos personas me reconocieron porque llegué con Cosa. Nadie más lo hizo. ¿Estaba muy bonita? ¿Estaba muy maquillada? ¿Estaba muy puta? ¿O, simplemente, diferente? Sea lo que sea, estaba una chimba... o por lo menos, así me sentía.
Guaro por doquier (al fin algo bueno me pasaba en la noche). La música estuvo muy bacana. Recordé las fiestas de barrio cuando Proyecto Uno eran lo máximo y no podía faltar el que le gritara "Ingrataaaaaaa" a la peladita que estaba en una esquina besándose con el ex mejor amigo.
Lo mejor: la charla. Hubo cosas muy importantes que Cosa y yo tratamos ese día. Y sí: estoy feliz. Todo va tomando un nuevo rumbo... el que hace meses espero. Estoy muy tranquila... creo que nunca lo había estado. Obvio: su situación es difícil, pero ahí vamos llegando. Con Cosa soy feliz.
Como a la 1 am nos echaron. Yo ya estaba con muchos guaros y con cuarto de una amarga azulita en la cabeza. LOOOOCAAA!! Cogimos taxi para la casa de una tal Tatiana. El parche más culo que se puedan imaginar! Cosa quebró unas figuritas (la torpeza está en su naturaleza), me tomó de la mano y nos abrimos de ahí. Otros dos se nos unieron y terminamos en una casa en la 76 con Caracas (creo). El típico antro al cual los pelados van para poder meter sus cosas tranquilos y sin que nadie los mire mal.
Yo me bogué dos Bravas con otro cuarto de azulita que quedaba y hasta ahí recuerdo. Sé que la bola de colores me atrapó, que mis piernas no podían parar de brincar. La música la sentía en los poros y quería que Cosa lo sintiera. Él estuvo ahí, conmigo todo el tiempo. Lo quiero.
Como no recuerdo nada, me contó que salimos como a las 3. Nos fuimos para la casa. Las botas fueron un problemilla, pues van hasta las rodillas y eso no las hace muy funcionales que digamos. Pero las botas se fueron y el resto lo saben él y el amanecer. Ahora todo me duele y sé el por qué, lo que no sé es el cómo, jajajaj!
Lamento mucho no recordar. Soy consciente de que hablamos mucho y si fue de lo que él me dijo, quisiera recordarlo todo. Es la charla que has esperado tener desde que lo conocés, desde que estás con él y no te acordás de nada. Muy loser, no?
No sé cuándo vuelva a pasarlo tan bueno como el viernes. Espero que muchas veces... porque Cosa sigue ahí.
LO QUIERO.

12 comments:

Jack Atomic said...

Súper!!!

]:)

El Cuajinais said...

Que bacano... yo por mi parte también tuve una conversación importante, pero no me acuerdo de nada (somo un par de LOSERS)

Y no tenés por ahí una foto para ver cómo era que estabas disfrazada??

Un saludo

La Coop said...

Pues mi Cuasi: sí tomaron fotos, pero no las tengo.
Tan pronto las tenga, te las paso pa' que me des tu visto bueno, listo?

El Chico de la Tapa said...

Yo lo dije en casa de Toy: yo te queria ver disfrazada. Tocará conformarse con las fotos no. Yo se que te hubieras reido mucho con mi disfraz. Y MUCHO es MUCHO jajajajaja. Un besito y nos vemos mañana.

La Coop said...

Pues muchachos... les cuento que ahoritica me informaron que TOOOODAS las fotos de ese día se dañaron. En el lugar al que las mandaron a revelar, le dijeron al fotógrafo que "había habido un problema".
QUÉ HP PIEDRA!!!! NO TENGO NI UN PUTO REGISTRO VISUAL DE TAN MEMORABLE FECHA! Y ni modo de conformarme con lo que mi cabeza me hace recordar, porque no sé qué fue real y qué fantasía!
Tocará hacer una fiesta... o disfrazarme de lo mismo el otro año.
TENGO MUCHA PIEDRAAAAAAAA!

Kafre said...

Hola aca de visita que bacano como extraño el halloween en Colombia.

Jack Atomic said...

Ñeeeeeeeeeeeeeee.... jajajajajaja... es igualito a Freddy Kruegger... Y TUS PAPÁS SI SON HIPPIES... me parece bien la maratón del terror... el 27 de noviembre es buena fecha... equinoccio de noviembre.

Mi Coop no sabes cómo me encanta que estés feliz... sabes que te adoro... besotes...

]:)

El Atizador said...

Disfruté mucho leyendo este post. Hacía rato estaba queriendo hacer el vouyerismo de algo escrito con tanta fuerza.

Mal Ladrón said...

Yo sí no me disfracé de nada y me acuerdo de todo lo que pasó en mi casa frente al televisor. Y todavía tengo celular y ya estoy a la espera, por enésima vez, del nuevo número. Como recomendación diría, basado en tu experiencia, que no usés celular cuando salgás de farra. Pero si ya es costumbre, qué más da.
Un saludo

Kafre said...

oye que bacano saber que conoces Lawrenceville yo trabajo cerca

Muzzzo said...

Muy buen post! daban ganas de estar ahí!

Pirata Subterraneo said...

Estuve en esa rumba en el centro... y creo que te vi... buen disfraz ... tuve ganas de preguntarte si estabas disponible ... jejeje